viernes, 27 de junio de 2014

TOP 13 RAZONES POR LAS CUALES LA GENTE VE FANTASMAS (1ª PARTE)

Michael Shermer y Pat Linse escriben para la web de Skeptic un magnífico artículo sobre fantasmas y experiencias extrasensoriales, explicando las verdaderas razones por las que a veces sentimos como reales experiencias que no lo son.
Hace 500 años los demonios atormentaban nuestro mundo, e íncubos y súcubos atormentaban a sus víctimas mientras dormían en sus camas. Hace 200 años los espíritus de los muertos hacían visitas de noche en la cama. Más recientemente aliens verdes y grises comenzaron a molestar a la gente en su sueño. ¿Qué está pasando aquí? ¿Están estos misteriosos visitantes en nuestro mundo o en nuestra mente?
Ellos están en nuestras mentes. Toda la experiencia está mediada por el cerebro, que se compone de alrededor de un centenar de millones de neuronas con mil billones de conexiones sinápticas entre ellas. No es de extrañar que el cerebro sea capaz de ideas sublimes tales como la evolución y la cosmología del Big Bang. Pero esto también significa que bajo una variedad de condiciones el cerebro es capaz de generar experiencias extraordinarias que no son reales.



LA CIENCIA DETRÁS

¿POR QUÉ LA GENTE VE FANTASMAS ?

(Y dioses, ángeles, demonios, y aliens y por qué flotan, vuelan y viajan fuera de sus cuerpos)

1- DROGAS PSICOACTIVAS

La capacidad de las drogas alucinógenas para desencadenar experiencias preternaturales está bien documentada. La sensación de flotar y volar puede ser estimulada por la atropina y otros alcaloides de la belladona, que se encuentran en la mandrágora o el estramonio y fueron utilizados en Europa por brujas y chamanes nativos americanos, probablemente para este mismo propósito. Anestésicos disociativos como las ketaminas se sabe que inducen las experiencias fuera del cuerpo. La ingestión de metilendioxianfetamina (MDA) puede traer de vuelta los recuerdos olvidados de hace mucho tiempo y producen la sensación de regresión de edad, mientras que la dimetiltriptamina (DMT) -también conocida como "la molécula espiritual”- causa la disociación de la mente con el cuerpo y es la sustancia alucinógena en la ayahuasca, una droga tomada por chamanes de América del Sur. Personas que toman DMT comentan que "Ya no tengo un cuerpo," y que estoy "cayendo", "volando" o "levantándome".

2- MEDITACIÓN

En el libro de 2001 “Por qué Dios no va a desaparecer”, el neurocientífico Andrew Newberg informó que los escáneres cerebrales realizados a monjes budistas meditando y monjas franciscanas orando indican sorprendentemente una baja actividad en el lóbulo parietal posterior superior, una región del cerebro que los autores han denominado Área de Orientación Asociación (AOA). El trabajo del AOA es orientar el cuerpo en el espacio físico, y las personas con daños en esta área tienen dificultades para franquear un camino en torno a una casa, a veces incluso tropiezan con objetos porque su cerebro no procesa el objeto como algo separado de su cuerpo. Cuando el AOA es arrancado y funciona sin problemas existe una clara distinción entre el yo y el no-yo. Cuando el AOA está en modalidad de suspensión-al igual que en la meditación y la oración profundas- la división se rompe, dando lugar a una difuminación de los límites entre la realidad y la fantasía, y entre el sentir en el cuerpo y fuera del cuerpo. Tal vez esto es lo que sucede a los monjes que experimentan un sentido de unidad con el universo, o con las monjas que sienten la presencia de Dios, o con los abducidos por extraterrestres que flotan hacia arriba de sus camas al unirse a la nave nodriza.

3- DAÑO CEREBRAL

El reconocido neurólogo Oliver Sacks, más conocido por su notable trabajo en el "despertar" de cerebros catatónicos de las víctimas de encefalitis como se retrató en la popular película “Despertares” (1990 protagonizada por Robin Williams como Sacks), ha escrito una serie de libros que describen las alucinaciones extrañas que experimentan sus pacientes -como el hombre que confundió a su mujer con un sombrero- que son inevitablemente interpretadas por los experimentadores como externas a su cerebro. Una paciente anciana que sufrió de la degeneración macular y había perdido por completo su visión fue diagnosticada por Sacks con el Síndrome de Charles Bonnet, debido a su conjunto de alucinaciones visuales complejas, e incluyendo especialmente caras con los dientes y los ojos distorsionados. Otro paciente desarrolló un tumor en la corteza visual y poco después comenzó a alucinar caricaturas- más memorablemente la rana Gustavo- que eran transparentes y sólo cubrían la mitad de su campo visual. De hecho, dice Sacks, alrededor del 10% de las personas con discapacidad visual experimentan alucinaciones visuales. Los escáneres cerebrales de los pacientes alucinando muestran que la corteza visual se activa durante estas ilusiones. Durante las alucinaciones geométricas es la corteza visual primaria la que es más activa-la parte del cerebro que percibe patrones (pero no imágenes). Las alucinaciones que incluyen imágenes como caras están asociadas con una mayor actividad en el área fusiforme del lóbulo temporal en el lóbulo temporal, que está implicado en el reconocimiento de caras (las personas con daños en esta área no pueden reconocer las caras, y la estimulación de la zona hace que la gente espontáneamente vea caras).

4- COMAS

En el bestseller de Eben Alexander “Prueba del Cielo”, el profesor de Harvard, relata su experiencia cercana a la muerte (ECM) durante un coma inducido por meningitis en el que dice que se fue al cielo. ¿Él? No es probable. En primer lugar, Alexander afirma que su "corteza se apagó por completo" y que "Mi experiencia cercana a la muerte ... no tuvo lugar mientras mi corteza estaba funcionando mal, sino cuando estaba simplemente apagada." Y sin embargo, la única manera que podía recordar la experiencia es si su cerebro estaba en marcha. Y hay una razón por la que las llaman Experiencias Cercanas a la Muerte: las personas que las tienen no están realmente muertas. Además, como señala Oliver Sacks en su libro de 2012 “Alucinaciones”, los dolores de cabeza de migraña también producen alucinaciones, que él mismo ha experimentado, incluyendo una "luz brillante" que fue "asombrosamente brillante": "Se amplió, convirtiéndose en un enorme arco que se extiende desde el suelo hasta el cielo, nítido, brillante, zigzagueando las fronteras y los colores azul y naranja brillantes." Compare la experiencia de Sacks con la del viaje de Alexander Eban al cielo, donde se encontraba "en un lugar en las nubes. Grandes, hinchadas, blanco-rosadas que se mostraban nítidas frente al cielo azul profundo y negro. Más alto que las nubes-inconmensurablemente superiores-bandadas de transparentes seres brillantes arquearon a través del cielo, dejando líneas largas y estelas detrás de ellos. " El Dr. Sacks explica que la razón por las que las alucinaciones parecen tan reales" es que se despliegan los mismos sistemas en el cerebro que cuando tenemos percepciones reales. “Cuando uno alucina voces, las vías auditivas se activan; cuando uno alucina una cara, el área fusiforme facial, que normalmente se utiliza para percibir e identificar las caras en el ambiente, se estimula". Sacks concluye: "La única hipótesis más plausible en el caso del Dr. Alexander, entonces, es que su ECM no ocurrió durante su estado de coma, sino a medida que fue surgiendo del coma y su corteza volvió a la función completa. Es curioso que no permita esta explicación obvia y natural, sino que insista en una sobrenatural".

5- EFECTO DE PRESENCIA DETECTADA

Hay un fenómeno muy conocido entre los escaladores de montaña, exploradores polares, marineros aislados, y atletas de resistencia llamado el efecto de la presencia detectada: el sentido de que alguien o algo más está con nosotros. Las condiciones asociadas con el efecto de presencia detectada incluyen: la monotonía, la oscuridad, paisajes áridos, el aislamiento, el frío, las lesiones, la deshidratación, el hambre, la fatiga, el miedo, y la falta de sueño. Charles Lindbergh sintió "presencias fantasmales" en su vuelo transatlántico a París. 

El famoso alpinista austríaco Hermann Buhl sintió una presencia después de alcanzar la cumbre del Nanga Parbat a 26.660 pies: "... Veo dos puntos. Podría gritar de alegría... Puedo oír sus voces también, alguien llama 'Hermann', pero luego me doy cuenta de que son rocas ... Me puse en camino otra vez subyugado. Esta toma de conciencia pasa frecuentemente... Oigo voces, oigo mi nombre muy claramente-[pero son sólo alucinaciones]... Tuve una sensación extraordinaria de que no estaba solo. "

Cualquiera que sea su causa inmediata (la temperatura, la altitud, la hipoxia, el agotamiento físico, la privación del sueño, el hambre, la soledad, el miedo), una causa más profunda del efecto de presencia detectada se encuentra en el cerebro: (1) Una extensión de la experiencia normal de detección de presencia de la gente real que nos rodea; (2) Un conflicto entre los bajos instintos de las emociones y la superioridad de la razón; (3) Un conflicto dentro del esquema corporal, o nuestro sentido físico de nosotros mismos, en el que el cerebro es engañado pensando que hay otro tú; (4) Un conflicto dentro del esquema de la mente, o nuestro sentido psicológico de nosotros mismos, en el que la mente es engañada pensando que hay otra mente.

6- DUALISTAS INNATOS

El psicólogo de la Universidad de Yale, Paul Bloom, dice que somos dualistas por naturaleza. Niños y adultos por igual, por ejemplo, hablan de "mi cuerpo", como si "mi" y "cuerpo" fueran dos entidades diferentes. En un experimento Bloom explicó a los niños pequeños una historia sobre un ratón que fue mordido por un cocodrilo. Los niños están de acuerdo en que el cuerpo del ratón está muerto-no tiene por qué ir al baño, no puede oir, y su cerebro ya no funciona. Sin embargo, insisten en que el ratón aún está hambriento, preocupado por el cocodrilo, y quiere ir a casa. "Esta es la base de la visión más articulada de la otra vida que se suele encontrar en los niños mayores y los adultos ", dice Bloom. "Una vez que los niños aprenden que el cerebro está involucrado en el pensamiento, no lo toman como prueba que demuestre que el cerebro es la fuente de la vida mental; no se convierten en materialistas. Más bien, ellos interpretan "pensar" en un sentido estricto, y concluyen que el cerebro es una prótesis cognitiva, algo añadido al alma para mejorar su poder de computación". La razón por la que el dualismo es intuitivo es que el cerebro no se percibe a sí mismo, y por eso imputa la actividad mental a una fuente separada. Las alucinaciones de seres sobrenaturales, como fantasmas, dioses, ángeles y extraterrestres son percibidas como entidades reales, fuera del cuerpo y Las Experiencias Cercanas a la Muerte se procesan como eventos externos, y el patrón de información que son nuestros recuerdos, nuestra personalidad, y nuestra percepción de nosotros mismos lo percibimos como el alma.

7- DOPAMINA

Explorando la neuroquímica de la superstición y el pensamiento mágico, los psicólogos Peter Brugger y Christine Mohr encontraron que las personas con altos niveles de dopamina son más propensos a encontrar significado en las coincidencias y escoger el significado y patrones donde no los hay. En un estudio, se dio L-Dopa a 40 sujetos -el medicamento que se usa para los pacientes de la enfermedad de Parkinson que aumenta los niveles de dopamina en el cerebro-y encontraron que el impulso de la dopamina causó a la gente el identificar rostros mezclados y palabras reales y desordenadas como normal. ¿Por qué? La dopamina aumenta la frecuencia de disparo neuronal en la asociación con reconocimiento de patrones, lo que significa que las conexiones sinápticas entre neuronas tienden a aumentar en respuesta a un patrón percibido. El aumento de la dopamina aumenta la detección de patrones, y otros científicos han encontrado que la dopamina no sólo mejora el aprendizaje, sino que en dosis más elevadas también puede desencadenar síntomas de psicosis, como alucinaciones.

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: http://www.skeptic.com/downloads/why-people-see-ghosts.pdf