viernes, 21 de febrero de 2014

CAMINANDO SOBRE EL FUEGO

Nos vamos hasta Australia para traducir un pequeño artículo de Bob Nixon acerca del Fire Walking, un ejercicio de presunto corte espiritual muy usado en talleres de autoayuda mediante el cual un sujeto camina sobre las brasas sin quemarse. ¿Control de la mente sobre el cuerpo? ¿Magia? ¿Conexión con el Universo? Artículo breve donde los haya, explica con sencillez qué se esconde detrás de esta llamativa actividad.

El “Fire walking” (Caminando sobre el fuego) es a menudo retratado por los gurús de la New Age y vendedores de desarrollo personal como un ejemplo de lo que es capaz de hacer la mente cuando está apuntando en la dirección correcta. Por supuesto , usted puede conseguir que su mente esté en el estado adecuado sólo ofreciendo tiempo , dinero o la devoción al sistema de creencias o curso que se ofrezca en el folleto de ventas o panfleto de turno.
De hecho , a pesar que caminar sobre el fuego sea una hazaña impresionante, tiene una explicación perfectamente racional. No hay necesidad de alcanzar un estado elevado de conciencia , o basarse en aquello de "la mente sobre la materia" . Es algo así como una prueba de su fe en la física.
Piense en hornear pan . Es posible abrir el horno y colocar su mano en el interior durante un tiempo considerable , a pesar de que el horno esté tal vez a 200 grados Celsius. Puede tocar incluso brevemente el pan, pero aprenderá rápidamente que fue un error hacerlo si lo que toca es el metal o recipiente de cerámica donde está ese pan.
La diferencia proviene de la capacidad que tienen las diversas sustancias para conducir o transferir calor. El aire es un muy mal conductor de calor. El pan es mejor, pero no tan bueno como el metal que conduce el calor con gran eficiencia .

La madera no conduce demasiado bien el calor. El pie humano no tendrá problema alguno en estar en contacto con un carbón de madera que brilla intensamente durante aproximadamente un segundo antes de que se transfiera el calor suficiente para quemar la carne. Cada paso que damos tiene en promedio alrededor de medio segundo, por lo que a la mayoría de la gente le es posible dar dos pasos con cada pie antes de que una peligrosa cantidad de calor se haya acumulado.
De hecho el nombre de " caminar sobre el fuego " es un nombre inapropiado. Nadie puede caminar sobre el fuego . Es posible caminar sólo sobre las brasas , no con las llamas allí presentes.
Tenga en mente que el Fire Walking no es intrínsecamente seguro. Los carbones están calientes - tal vez 500 grados centígrados - y son peligrosos. No es nada raro que las personas sean quemadas por las brasas y las ampollas dolorosas sean el resultado. Los Escépticos australianos sugieren que nadie emprenda una caminata sobre fuego sin la ayuda de alguien con experiencia en la actividad. De hecho, ellos lo hacen de vez en cuando. Si usted está interesado en participar en una de ellas, póngase en contacto con nosotros y veremos cómo lo arreglamos.
Precaución amigo andador, la brasa es peligrosa