martes, 9 de septiembre de 2014

LA CASA DE LOS 200 DEMONIOS: UN REPORTAJE DE UN DEMONÓLOGO ESCÉPTICO

Joe Nickell nos ofrece el resultado de sus investigaciones alrededor de una casa "endemoniada" que ha causado cierto revuelo en EEUU a principios de este año 2014. Desde las páginas del CSI, este extenso reportaje nos muestra la cara oculta y real que se suele esconder detrás de este tipo de fenómenos paranormales. Una extraña mezcla de superstición, engaño y ansias de notoriedad televisiva. Un despropósito de sucesos extraños con explicaciones muy mundanas.
Cuñaaaaaaaaaaaaaaaaaaooooooooooooo
Provocando el frenesí de los medios internacionales, una casa en Gary, Indiana, fue -de acuerdo con dos "clarividentes" sin nombre - acosada por más de 200 demonios. De tres hijos "poseídos", la hija "levitaba"; un hijo, que habló con un chico invisible, gruñó y habló con una voz profunda; ¡y su hermano mayor caminó hacia atrás por el techo de la sala de examen del hospital! La investigación de la policía de Gary confesó estar desconcertada. El coche personal de un capitán parecía haberse poseído cuando el asiento de su conductor comenzó a moverse inexplicablemente de un lado a otro.
Después de que la familia se mudara, la arrendataria posterior se encontró asediada por los curiosos después de que se dieran a conocer los hechos y buscó alivio. En un momento dado ella llamó a la policía para quejarse de los reporteros y fotógrafos que estaban en su propiedad. La madre de los niños "poseídos" tampoco estaba hablando -con excepción de un show de televisión nacional con el que al parecer había un acuerdo de exclusividad. Varias agencias e individuos fueron comprometidos también, citando cuestiones de confidencialidad médica y de privacidad. No obstante, el CSI me encargó investigar el caso. Como descubriría, el diablo estaba en los detalles.
La casa de los 200 espirítus. Foto de Steve Duerr

¿Casa demoníaca?

La supuesta casa demonio es una casa anodina de alquiler con porche cerrado en el 3860 de Carolina Street en Gary, la otrora "capital del asesinato de los EE.UU."

Aunque no se informó públicamente hasta el 28 de enero de 2014, los extraños sucesos comenzaron poco después de que Latoya Ammons se mudara a la casa con sus tres hijos (entonces de siete, nueve y doce, respectivamente) y su madre, Rosa Campbell, en noviembre de 2011. Campbell recordó una profusión de moscas que pululaban por su porche en diciembre; ese motivo recuerda a la casa del horror de Amityville de la década de 1970 -un caso que resultó ser un engaño.

Pronto llegaron ruidos que Ammons interpretó como pasos en la escalera del sótano y el crujido de la puerta- coherente con los sonidos que los sótanos de casas antiguas hacen comúnmente con los cambios de temperatura. Durante un incidente, su madre informó que se despertó viendo una "figura sombría" y "saltó de la cama" para encontrar "grandes huellas de botas mojadas". Sin embargo, en el informe anterior de un sacerdote pidiendo permiso para realizar un exorcismo declaró que fue a la mañana siguiente "que vieron en el suelo de madera de la sala de su casa lo que parecían huellas de barro empezando desde un lugar." Campbell probablemente tuvo un "sueño vigilia" común que se produce al estar al mismo tiempo totalmente despierto y dormido. En cuanto a las huellas, éstas podrían haber sido realizadas en cualquier momento, uno no necesita invocar a lo sobrenatural para explicarlas.

Significativamente, nunca hubo ninguna inquietante información o actividad demoníaca en la casa que no fuera durante la permanencia de la familia Ammons en ella. El propietario, Charles Reed (2014), insiste en que nunca había habido ningún tipo de problemas antes de que se instalaran. Mientras que al Departamento de Servicios para Niños (DCS) Ammons aducía que la asistencia escolar irregular de sus hijos se debía a los demonios –diciendo que "los espíritus los enferman, o hacen que estén despiertos toda la noche sin dormir", en realidad, la familia tenía una "DCS anterior a la historia en relación con el abandono educativo". Los registros muestran que la agencia hizo esta apreciación en 2009.

Además, como Charles Reed (2014) señaló, no hubieron supuestas actividades demoníacas durante la permanencia del arrendatario posterior. La única cosa que estaba asustando al nuevo inquilino era la curiosidad local, en particular la de los agentes de policía Gary que fueron frecuentemente conduciendo por la casa, y Reed llamó al departamento para pedir que dejaran de hacerlo. Reed, que cuenta con treinta y tres años de experiencia como propietario, dijo al The Indianapolis Star: "Me pareció haberlo escuchado todo. Esto era nuevo para mí. Mi sistema de creencias tiene dificultades para saltar por encima de ese puente." Llamé para preguntar si había ocurrido nada desde entonces que hubiera hecho cambiar su punto de vista, y hablé con su esposa Nancy Reed (2014). Si bien indicó que no iban a hacer más comentarios sobre el caso y que habían contratado a un abogado, la hizo responder a mi pregunta: Dijo que el escepticismo de su marido se mantuvo sin cambios.

Aunque la señora Reed me dijo que el actual inquilino no quiere que le molesten, y eso era evidente, dado que la mujer había llamado a la policía para informar sobre los periodistas molestos y fotógrafos-, yo estaba en una misión para el CSI y decidido a hacerlo lo mejor posible. Al llegar a la residencia (con Steve Duerr de TPI-Indiana, que tomó la foto en la Figura 1), vi a la mujer residente en la puerta y a un acompañante masculino poner algo en un coche aparcado delante. Salí del auto de Steve y me acerqué. Empecé identificándome y pidiendo disculpas por la interrupción. Aunque continuó en su posición de no hacer ningún comentario, ella no fue desagradable conmigo y en realidad habló durante diez a quince minutos.

Cuando dije sin darle importancia que sin duda sabía de los hechos alegados mejor que yo, ella rápidamente respondió: "No realmente", explicando que ella no había seguido el caso y que sólo quería vivir en paz. El caballero intervino, llamando deliberadamente a los famosos hechos demoníacos como "timo", "o lo que sea." Él me informó que se marchaban. La casa había sido comprada por $ 35.000 por Zak Bagans, el productor ejecutivo y presentador del Travel Channel del programa “Ghost Adventures”.
Latoya Ammons
¿Poltergeists?

Poco después de que los Ammons se hubieran mudado a la casa de la calle Carolina, las idas y venidas fantasmales se transformaron en un verdadero caso de actividad poltergeist, la palabra alemana para "espíritu ruidoso". El hijo mayor le dijo a un psicólogo infantil que "se escuchaban golpes en la puerta y que las cosas comenzaron a moverse alrededor." El hijo menor, de acuerdo con Ammons "una vez fue arrojado desde el cuarto de baño cuando no había nadie siquiera cerca de él ". Una estatua religiosa se rompió. La Sra Ammons dijo al DCS que si los niños no estaban dormidos a las once de la noche, "los espíritus salen y los mantienen despiertos toda la noche arrojando cosas, moviendo las cosas en la casa", y así sucesivamente.

Innumerables ejemplos históricos muestran que tales perturbaciones normalmente se centran alrededor de un hijo o hijos e implican el daño que un niño podría causar y, de hecho, muchas veces fueron realmente atrapados causándolo. Yo llamo a esta actividad el síndrome de falsificación- poltergeist. La motivación varía: En una de reciente casa alquilada ocurrieron misteriosos incendios consecuencia de cuando un chico perdió a sus antiguos compañeros de juego; una explosión en la escuela fue causada por la credulidad de sus maestros y gente del pueblo, y otras travesuras "poltergeist" fueron producidas por una niña de once años de edad en busca de atención. Todos estos motivos podrían aplicarse a los niños Ammons.

En primer lugar, el traslado de los niños a un nuevo vecindario podría haber causado dificultades. A falta de nuevos compañeros de juego, podrían haber comenzado a irritarse los unos con los otros, lo que coincide con Ammons cuando informó a su médico "que los niños se pelean entre sí y son abusivos entre sí y luego se desmayan". (En otras palabras, expresan su ira pero fingen no ser responsables.)

En segundo lugar, la respuesta de la madre a las ocurrencias fomenta su mal comportamiento. Hay que tener en cuenta la información del informe DCS dado a partir de un informante confidencial experto -al parecer un médico-profesional- que se quejó al departamento. Se le conoce como "RS":

RS declara que [uno de los chicos] informó de que hay fantasmas en la casa, miles de ellos y puede verlos. . . . [E]llos no hablan con él, pero después que la madre le dice a [él] que él puede contarles la verdad a los profesionales médicos, dice más adelante que sí. . . . RS establece que cree que los niños están actuando para la madre y que ella alienta su comportamiento.

La madre prepara el escenario

Latoya Ammons es una creyente religiosa que tiene un alto grado  de superstición. Ella cree en entidades invisibles y consulta a "clarividentes", uno de los cuales le dijo que "la casa estaba infestada por demonios." Ella insistió en Inside Edition "Sé que es un hecho". A sugerencia de uno de los dos videntes que aseguraban que la casa estaba "llena de más de 200 demonios", una Ammons aterrorizada construyó un altar en el sótano, donde se creía que los espantosos sucesos se habían originado. Consistía en una estatua de la Sagrada Familia -María, José y Jesús- una vela y un quemador blanco de incienso. La policía de Gary observó "múltiples santuarios religiosos" y "biblias en toda la casa".

Ella le dijo al personal médico que su casa tenía "varios demonios y espíritus malignos debido a que alguien murió en el hogar," y que había "llevado a los niños a diferentes templos e iglesias para eliminar los demonios." Un psicólogo dijo de Ammons que no parecía estar "experimentando síntomas de psicosis", pero otro se preguntó "si su religiosidad puede estar enmascarando ideaciones delirantes subyacentes o trastornos de la percepción”.

Varios profesionales llegaron a la conclusión de que los niños estaban actuando engañosamente y de acuerdo con las creencias de su madre. Por ejemplo, una psicóloga que evaluó al hijo menor informó que tendía a "actuar poseído" cuando fue desafiado o redirigido, o cuando le hicieron preguntas que no deseaba responder. Ella llegó a observar que el muchacho parecía a la vez coherente y lógico- excepto cuando hablaba de demonios. Entonces, sus historias se convertían en "extrañas, fragmentadas e ilógicas", dijo, y agregó que las historias cambian cada vez que las relata.

El psicólogo determinó que el muchacho no tenía un trastorno psicótico real, concluyendo, "Esto parece ser un caso lamentable y triste de un niño que ha sido inducido en un sistema delirante perpetuado por su madre y potencialmente reforzado por otros parientes.”

Como consecuencia de sus evaluaciones, la DCS quitó los niños a Ammons. La agencia dijo que tenía que emplear "formas alternativas de disciplina que no estén directamente relacionadas con la religión y la posesión demoníaca". A Ammons se le permitió visitas supervisadas y, después de unos seis meses, los niños fueron devueltos a ella en noviembre de 2012.-Mientras tanto escandalosamente- no menos de cuatro exorcismos le fueron realizados a ella por un sacerdote llamado Michael L. Maginot, uno con permiso oficial de su obispo -¡aunque no en los niños que fueron supuestamente poseídos! Ammons dice ahora que sus hijos dejaron sus demonios atrás, pero ella atribuye a Dios, y no a los psicólogos o el DCS, la resolución de los problemas de la familia.
El exorcista: Padre Michael L. Maginot
Fenómenos demoníacos

Quedan por analizar los fenómenos que asombraron a otra gente supersticiosa involucrada en el caso, incluyendo el sacerdote, su obispo, y al capitán Charles Austin de la policía Gary. Al igual que Ammons, Austin tiene un alto cociente de superstición. Siendo ya un creyente en lo sobrenatural, incluyendo fantasmas, se convirtió en un creyente en los demonios después de visitar la casa de la calle Carolina. No pasó mucho: él y otros oficiales ingenuamente jugaron a cazadores de fantasmas. Utilizaron cámaras y el iPhone de Austin para tomar fotos en las que se podían ver sombras moteadas y formas blancas variables (por ejemplo, puede ser causado por un flash de rebote) -sombras que se parecían a caras y figuras. Éstas se llaman pareilodias , el resultado de la propia capacidad para percibir imágenes en patrones aleatorios.

Una de esas fotos exteriores, mostrando lo que se parece vagamente a una imagen borrosa de una persona de pie en una ventana del porche, pudo haber sido una pareilodia, o un reflejo de alguien en la acera, o una foto falsa a partir de alguna app con la que editar desde un teléfono celular. Aunque The Indianapolis Star la subtituló como "Foto de la Policía de Hammond," no lo era. El jefe de la policía de Hammond me aseguró que no era una foto oficial de la policía, que la agencia no había tenido participación en el caso, no importa lo que pudo haber sido hecho de manera no oficial por un individuo. En la actualidad, la fotografía está muy cuestionada como para que sea admisible como prueba.

Una vez más influenciados por las demostraciones de los programas sobre fantasmas en la televisión, los agentes utilizaron una grabadora para supuestamente registrar como se oía a  un  espíritu- o más bien un sonido, percibido como la palabra “Hey”. Tales fenómenos electrónicos de voz (EVP, como se les llama en la jerga de los cazafantasmas) son típicamente pareidolias verbales, es decir, efectos como silábicos que se perciben en la aleatoriedad del ruido estático y de fondo. En este caso parece que fue una aspiración involuntaria (no es la palabra hey) hecha por una persona cerca del micrófono en el momento. La caza del fantasma que implica dicho equipo es una actividad pseudocientífica y una tontería. En cuanto al asiento del coche de auto-movimiento del capitán Austin, su mecánico encontró que el motor del asiento del conductor simplemente estaba roto.

En cuanto a los fenómenos atribuidos a los niños, éstos fueron, obviamente, producidos por los propios niños. Cualquiera que haya visto alguno de los innumerables programas de televisión y películas que han proliferado desde la película de terror de 1973 de “El exorcista” sabría cómo manipular sus ojos, gruñir, hablar en una voz profunda, fingir un trance, gritar y mover las piernas, u otras maneras de simular ser "poseído". Cuando el joven muchacho Ammons fue "levantado y tirado hacia la pared sin que nadie lo tocara", es evidente que simplemente se lanzó.

Del mismo modo, cuando su hermana "denunció haber sido arrojada por la habitación y fue agarrada por sombras oscuras", sin duda ella se había autopropulsado -si, dada la palabra "denunció," el evento llegó a ocurrir realmente. Mucho se ha dicho de ella después de haber "levitado" sobre una cama -parte de los efectos de acciones de supuesta posesión demoníaca tal como se muestra en numerosas películas. Sin embargo, la levitación nunca ha sido documentada por la ciencia. La madre de la niña ha dado diferentes versiones de la hazaña, pero cuando ella mencionó el incidente en Inside Edition, ella no utilizó la palabra levitación. Más bien, dijo que mientras observaba, "Eso [un demonio] atacó [a su hija] y la levantó de la cama, la sacó de la cama" -describiendo una acción rápida, no una flotación prolongada. Supongo que, al igual que con los otros incidentes, a los doce años de edad, simplemente se impulsó ​​a sí misma hacia arriba, teniendo sin duda las ventajas de la elasticidad del colchón. (Si ella arqueó su cuerpo, con el apoyo a la cabeza y los pies, podría haber parecido que flotara brevemente.)

La afirmación más importante implica al hijo mayor y -tal como se describe repetidamente en diversas fuentes interminablemente- "caminó hacia atrás por una pared" en presencia de testigos, incluyendo un administrador de casos de DCS y una enfermera. El incidente ocurrió en el Hospital Metodista de Lakewood, donde hablé con un oficial de relaciones públicas pero no se me permitió hablar con la enfermera. También me reuní con el administrador de casos Valerie Washington, pero sus superiores tampoco le permitieron hablar sobre el asunto conmigo. Sin embargo, puedo decir que había algo más en el incidente que la gente supo de algunas fuentes tales como el New York Daily News, que tenía a la madre alegando que los demonios habían causado que su hijo "caminara por el techo del hospital."

Los testimonios tienden a implicar que la gravedad fue superada, lo que demuestra un hecho sobrenatural. Pero de hecho, mientras el chico puso primero un pie, y luego el otro, en la pared de una pequeña sala de examen del hospital, su abuela, Rosa Campbell, le cogía de una mano o de las dos. Por lo tanto las leyes de la física no se contravienen. El niño fue, obviamente, apoyado, arrastrado por los brazos rígidos de Campbell quien, sin duda, por instinto lo sujetó y le ayudó a mantener el equilibrio a medida que avanzaba, tal vez hasta el techo, y en ningún momento lo soltó. “Él se volcó y cayó de pie en frente de la abuela y se sentó en la silla. Unos minutos después levantó la vista como si estuviera de nuevo en sí mismo". En definitiva, se trataba de un truco de un muchacho ágil, para nada la prueba de algo sobrenatural.

El sacerdote habló de luces parpadeantes, aceites apareciendo, y una letanía de otros incidentes, entre ellos algunos de los cuales sólo había oído hablar. Por ejemplo, una botella "levitó" y se tambaleó antes de ser lanzada en el dormitorio de Latoya Ammons, (un acto "poltergeist" común) donde se rompió una lámpara. (Lástima que del objeto no se haya sacado el polvo para las huellas dactilares. Sospecho que Ammons no lo percibió bien, primero viendo la botella en pleno vuelo viajando aproximadamente hacia ella, como lo que a veces causan los aviones que se notifican como ovnis “flotantes”. Ammons llevó a la familia a su hermano, "pero la entidad parecía seguir allí", un hecho que no debería sorprender a nadie. El informe de Maginot (2012) está lleno de la falacia lógica llamada ad ignoratiam ("no sabemos qué causó esto, por lo que deben haber sido demonios").
Mª Dolores de Cospedal
La saga continúa

No era suficiente que el Reverendo Michael Maginot ayudara a fomentar la ignorancia y la superstición en el caso, a expensas de la ciencia y la razón, sino que él parecía feliz al convertirse en una estrella -presumiblemente con la bendición de su obispo (si esa es la palabra correcta). Maginot se asoció con Zak Bagans de Ghost Adventures para producir un documental sobre el caso. También firmó un contrato con Evergreen Media Holdings-cuyo presidente Tony DeRosa-Grund, produjo la película de terror “The conjuring, el informe Warren” (expuesta anteriormente en el SI como una tontería). A nivel mundial, la película recaudó 318 millones dólares. Al parecer, con cara seria, Maginot dijo a un reportero que la razón por la que firmó con Evergreen era que sentía que DeRosa-Grund ¡“no haría sensacionalismo con el caso”!

Otra esperanza es el capitán Charles Austin, a quien dos veces traté de llegar en las visitas a la estación de policía de Gary. Según el Indianapolis Star, él "dijo que espera tener notoriedad y calculó que de esta fama vendría una película". Está en lo cierto hasta el momento, pero si no tiene cuidado, su legado puede ser más bien el de una persona satirizada por estar en una misión inútil.

En cuanto a Ammons, estaba aparentemente tan ansiosa por contar su historia a The Indianapolis Star que firmó comunicados que dan acceso a los registros médicos, psicológicos y sociales de su familia en los archivos de otro modo restringidos. Según  el reportero (que los puso a disposición de los investigadores: ver Kwiatkowski 2014a para urls), estos no eran “siempre halagadores”.

En resumen, no hay demonios que poseyeran a nadie en este caso, excepto en el sentido figurado. Lo que realmente se desataron fueron los aspectos oscuros de la superstición, los antiguos dogmas, el ansia de notoriedad, la codicia de los vendedores ambulantes cínicos, y la falta de voluntad obstinada de algunos para razonar con ellos.
Capitán Charles Austin