martes, 8 de abril de 2014

LA HISTORIA MÁS GRANDE JAMÁS TERGIVERSADA (2ª PARTE)

Segunda y última parte del artículo de Tim Callahan para Skeptic sobre el documental "Zeitgeist" y su curiosa mezcla de hechos históricos reales con otros de pura ficción. ¡Nos reencontramos en Semana Santa!
El Fin de los Tiempos

 Zeitgeist continúa su afirmación de la base astrológica del cristianismo, e incluso de las Escrituras judías, con la afirmación de que tanto Moisés como Jesús basaban sus palabras y acciones en la creencia de eras astrológicas de unos 2.000 años más o menso dominadas por un signo específico del Zodíaco. De acuerdo con este esquema, la Era de Tauro (el Toro) llegó a su fin, o habría terminado cuando Moisés guió a los israelitas fuera de Egipto, y estaba siendo reemplazada por la Era de Aries (el Carnero). Esta era fue, a su vez, reemplazada por la era de Piscis, en la que vivimos, pero que ahora está llegando a su fin. Pronto será seguida por la Era de Acuario, de ahí la canción del mismo nombre del musical “Hair”. Moisés, dice Peter Joseph, condenó la adoración del becerro de oro, ya que era un retroceso a una edad más temprana. El sonido del shofar, específicamente un cuerno de carnero, y otros símbolos indican que el judaísmo llegó, en un principio, con la Era de Aries. Dado que el cristianismo surgió en el comienzo de la Era de Piscis, el simbolismo del pescado es particularmente común en el Nuevo Testamento. Así, Jesús dice a los pescadores que recluta (Marcos 01:17 ), " Seguidme, y yo os haré pescadores de hombres." Así se alimenta a la multitud con panes y los peces, por lo que el pescado es un símbolo cristiano. También hay, de acuerdo con Joseph, referencias en las Escrituras cristianas a la próxima Era de Acuario. Jesús dice a sus discípulos de seguir a un hombre que lleva un cántaro de agua (es decir, Acuario, el portador de agua) en Lucas 22:10:


Jesús les respondió: "Al entrar en la ciudad encontrarán a un hombre que lleva un cántaro de agua. Síganlo hasta la casa donde entre, y digan a su dueño: El Maestro manda preguntarte: "¿Dónde está la sala en que podré comer la Pascua con mis discípulos?" 


Por último, Jesús dice a sus discípulos (Mateo 28:20), refiriéndose a la Era de Piscis y su transición a la Era de Acuario, "Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Por lo tanto, ¿era la imagen del pez en el Nuevo Testamento una referencia a la Era de Piscis? Cuando Jesús habló del "fin del mundo", ¿se estaba refiriendo a la transición de la era de Piscis a la Era de Acuario unos 2000 años en el futuro? La respuesta a todas estas preguntas es "No". 

Consideremos el antagonismo implícito contra la imaginería del toro en Moisés condenando el culto al becerro de oro de la gente. Este prejuicio yahvista parece haberse evaporado por esa época en la construcción del Templo de Salomón, como se puede ver en esta descripción del "mar de bronce", un enorme recipiente que contiene agua, que fue uno de los muebles principales del Templo (1 Reyes 7 : 25) : 


"El mar descansaba sobre doce bueyes; tres mirando al norte, tres mirando al occidente, tres mirando al sur y tres mirando al oriente. El mar descansaba sobre ellos y todas sus ancas estaban hacia adentro." 


Los bueyes también adornan los paneles de diez estantes de bronce, junto con los leones y querubines (1 Reyes. 07:28) . Sin embargo, a pesar de la rica imaginería del interior del Templo de Salomón, éste carece por completo de cualquier imagen de carneros. Por lo tanto, debemos asumir que la historia del becerro de oro en Éxodo se refiere, al parecer, a la idolatría. 

El pez sin duda es una imagen común en el Nuevo Testamento. Sin embargo, también lo son los olivos, higueras, gavillas, y, en particular, las ovejas y los corderos. De hecho, los corderos y las ovejas perdidas son probablemente figuras más prominentes en el Nuevo Testamento que los peces. ¿Significa esto que Jesús realmente quería dar marcha atrás a la Era anterior de Aries? Joseph probablemente contrarresta esta objeción señalando el símbolo cristiano del pez. ¿No apunta esto al cristianismo como la fe de la Era de Piscis? El símbolo cristiano del pez ha sido interpretado como una referencia de nuevo a los "pescadores de hombres" frase de Marcos 1:17 y también ha sido visto como un símbolo vaginal acostado de lado. Sin embargo, parece más probable que la palabra griega para los pescados, ichthys, era un acrónimo de (en griego) Iasos Christos Theos Yios Sotero , o " Jesucristo, hijo de Dios, salvador." 

La afirmación en Zeitgeist de que cuando Jesús dice a sus discípulos en Mateo 28:20 que él estará con ellos hasta el fin del mundo, se esté refiriendo a un tiempo alrededor de 2.000 años en el futuro, es absurda teniendo en cuenta la perspectiva apocalíptica del cristianismo primitivo. Considere lo que Jesús tiene que decir en Marcos 8: 38-9:1: 

Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos ángeles". Y les decía: "Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de haber visto que el Reino de Dios ha llegado con poder". 

A pesar de los esfuerzos de los apologistas cristianos para racionalizar esto como algo más que una predicción del fin del mundo para la generación propia de Jesús, no hay mucho más a lo que podría referirse. Los versos paralelos en Mateo incluso hablan del Juicio Final (Mateo 16: 27, 28): 


Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará á cada uno conforme á sus obras. De cierto os digo: hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del hombre viniendo en su reino. 


Aunque no hay versos paralelos a esto en el Evangelio de Juan, también se proclama la inminencia del fin del mundo (Juan 5 : 28, 29 ) : 

No os maravilleis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; Y los que hicieron bien, saldrán á resurrección de vida; mas los que hicieron mal, á resurrección de condenación. 

Pablo también proclamó el fin del mundo en su generación en este pasaje de 1 Tesalonicenses (1 Tes 4 : 15-17) : 

Por lo cual, os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no seremos delanteros á los que durmieron. Porque el mismo Señor con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero: Luego nosotros, los que vivimos, los que quedamos, juntamente con ellos seremos arrebatados en las nubes á recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 

Estas son sólo algunas de las referencias apocalípticas que hay dispersadas por todo el Nuevo Testamento. Sin embargo, para que nadie dude de que los primeros cristianos creyeron que el mundo se acabaría en su generación, considere lo que Juan de Patmos dice en la apertura de la Revelación, que es la descripción vívida y detallada del fin de los días (Rev. 1:01, 2, énfasis del autor): 

Esta es la Revelación de Jesucristo. Dios se la dio para enseñar a sus servidores, lo que va a suceder pronto. Envió a su ángel para que se lo diera a entender a su servidor Juan, el cual afirma que todo lo que ha visto es palabra de Dios y testimonio de Jesucristo.


"Lo que va a suceder pronto" no puede referirse al final de la Era de Piscis a unos 2.000 años en el futuro más de lo que pueda hacer referencia a una serie de acontecimientos desencadenados por la invasión de Rusia a Israel en 1988. 




Historia vs Mito

Una vez más con la mezcla de hechos y suposiciones descuidadas, la Parte I de Zeitgeist concluye con un asalto a la historicidad de Jesús, exponiendo que, fuera del Nuevo Testamento, no hay ninguna indicación de que Jesús hubiese existido. Joseph señala correctamente que el mito bíblico del diluvio tiene sus orígenes en el material anterior a las primeras fuentes de las Escrituras Hebreas. Menciona específicamente la Epopeya de Gilgamesh. Sin embargo, del mismo modo podría haber citado al héroe de la inundación sumeria Zuisudra, cuya cuenta es anterior en gran medida al relato del diluvio en Gilgamesh. 

¿Hubo un Jesús real? A pesar de que la evidencia histórica es escasa, existe. En sus “Antigüedades Judías”, libro 20, capítulo 9, artículo 1, se hace referencia a la ejecución de Santiago, Josefo se refiere a él como el hermano de "Jesús, a quien llamaban el Cristo." Es bastante claro que Josefo veía a Jesús como el Cristo ( Christos, la palabra griega que significa "ungido") , simplemente registra que el hermano de Santiago era el Jesús que había sido llamado o fue acusado de ser el Cristo. 

Más allá de este trozo, por muy valioso que sea, podemos implicar la existencia de un Jesús histórico a partir de los criterios de la vergüenza y la dificultad. El criterio de la vergüenza dice que la gente no constituye detalles embarazosos sobre alguien a quien desean reverenciar. Por lo tanto, si ellos dicen esas cosas acerca de la persona, probablemente sean ciertas. Ahora vamos a aplicar esto a lo que el historiador romano Tácito tenía que decir acerca de Jesús a principios del siglo segundo. En cuanto a los rumores que se habían propagado sobre que Nerón había encendido deliberadamente fuego a la ciudad de Roma, Tácito dice ( Los Anales de la Roma Imperial, libro 1, capítulo 15) : 



 Por lo tanto, aboliendo los rumores, Nerón subyugó a los reos y los sometió a penas e investigaciones; por sus ofensas, el pueblo, que los odiaba, los llamaba “cristianos”, nombre que toman de un tal Cristo, que en época de Tiberio fue ajusticiado por Poncio Pilato; reprimida por el momento, la fatal superstición irrumpió de nuevo, no sólo en Judea, de donde proviene el mal, sino también en la metrópoli [Roma], donde todas las atrocidades y vergüenzas del mundo confluyen y se celebran.


Ese Tácito es, obviamente, un testigo hostil que hace que sea mucho más probable que él aceptara a Jesús como una persona real. Si hubiera razones para sospechar que éste no era más que un invento, Tácito, sin duda lo habría dicho. Esa afirmación del autor de que Jesús había sido ejecutado por Poncio Pilatos sólo pudo venir de una de dos fuentes posibles: o Tácito sabía que esto era cierto por los registros imperiales existentes o estaba repitiendo lo que los mismos cristianos habían dicho de Jesús. Si Jesús fuese un personaje mítico que hubieran inventado, ciertamente no se habrían esforzado tanto  en inventar su personaje de un criminal que había sido ejecutado. 

De la misma manera, las personas no se esfuerzan tanto como para inventar dificultades en un personaje que han inventado. Se desprende de los relatos de la Natividad de los evangelios de Mateo y Lucas que se enfrentaban a tener que explicar por qué Jesús creció en Galilea si había nacido en Belén. Ambos evangelios tuvieron que inventar medios más complicados de hacer que Jesús naciese en Belén de acuerdo con la profecía mesiánica en Miqueas 5:2, y luego hacer que se trasladara a Nazaret. Está claro que se quedaron con una persona real conocida por haber venido de Galilea, cuando debería haber venido de Belén. Si hubieran sacado a Jesús de la nada, simplemente habrían dicho que él vino de Belén: Fin de la historia, no hay complicaciones. Así que la evidencia de Jesús como un real, personaje histórico, aunque escasa, es sólida. 

¿Un complot romano?

Teniendo en cuenta que la segunda parte de Zeitgeist afirma que la destrucción del World Trade Center fue una conspiración por parte de los poderes fácticos, y que la Parte III es un ataque a la Junta de la Reserva Federal y el impuesto sobre la renta como complots inconstitucionales ideados por poderes ocultos empeñados en reducirnos a todos nosotros a la pobreza, uno podría preguntarse por qué Peter Joseph siquiera se molestó en abrir su película con un ataque a Jesús y el cristianismo. En resumen, al final de la primera parte, Joseph afirma que el cristianismo fue, de hecho, desarrollado por los romanos como un medio de control social. Él cita el Concilio de Nicea en el año 325 como el comienzo de este control social. Así que esta es la conexión entre la parte I y el resto de la película: Todo lo que siempre has creído que es verdad es todo una sarta de mentiras que te han indilgado los manipuladores secretos que realmente mandan sobre las cosas. Ellos fingieron el ataque terrorista contra las torres del World Trade Center y el Pentágono para manipularnos para una guerra. Ellos están socavando nuestras libertades financieras y otras más a través de la manipulación de nuestro dinero y - ¿adivinen qué? !- han estado en ello desde la creación del cristianismo, ¡retrocediendo en el tiempo hasta la época del Imperio Romano! 

“Zeitgeist” es El Código Da Vinci con esteroides.


ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: http://www.skeptic.com/eskeptic/09-02-25/