jueves, 3 de octubre de 2013

DIOS Y EVOLUCIÓN: LA TEORIA DEL DISEÑO INTELIGENTE

Fieles a nuestra cita semanal, el artículo de Michael Shermer de esta semana puso en su día los puntos sobre las íes básicos para contestar a la teoría del Diseño Inteligente que tan en boga se fue poniendo a finales de los noventa y durante la pasada década, en un intento (vano, por otra parte) de concertar Ciencia con Religión.



El creacionismo en forma de DISEÑO INTELIGENTE (DI) ha resurgido en las noticias otra vez a partir de las declaraciones del presidente George W. Bush, (mal) interpretadas por los creyentes en DI de ser un apoyo sólido de éste y su administración para la enseñanza de DI en las aulas de ciencias de las escuelas públicas. Hubo bastante revuelo mediático sobre la historia, y me hicieron una serie de entrevistas, incluyendo un debate en vivo en la CNN con el líder teórico del Diseño Inteligente William Dembski. Mientras esta historia se desarrollaba, sin embargo, descubrí (sin gran sorpresa) que los seguidores del DI, además de muchos medios de comunicación y expertos tanto de derecha como de izquierda, exageraron enormemente las declaraciones de Bush.

El lunes 1 de agosto Bush concedió una entrevista en la Casa Blanca a un grupo de reporteros de Texas en la que dijo que cuando él era gobernador de Texas "Sentía que ambos lados deben ser adecuadamente enseñados." Cuando un periodista le preguntó por su posición actual sobre si el DI debe enseñarse junto con la teoría de la evolución, Bush respondió que él así lo hizo "para que la gente pudiera entender de qué iba el debate." Pero cuando se le preguntó en cuanto a su opinión sobre si la DI es una alternativa científica a la teoría de la legítima de la evolución, Bush estuvo sabiamente ambiguo:

Creo que parte del objetivo de la educación es exponer a la gente a diferentes escuelas de pensamiento. Usted me pregunta si la gente debería estar expuesta a diferentes ideas y la respuesta es sí.

Bueno, claro que sí, pero eso es otra cuestión.

Por lo tanto, la afirmación de creyentes en DI y varios grupos cristianos, junto con las quejas de los liberales de que el presidente Bush apoya el DI, es exagerada. De hecho, el asesor científico de Bush, John H. Marburger, dijo en una entrevista telefónica con el New York Times que "la evolución es la piedra angular de la biología moderna" y el "diseño inteligente no es un concepto científico." Agregó que los comentarios del presidente deben interpretarse en el sentido de que el DI se discute no como ciencia, sino como parte del "contexto social" en las clases de ciencias, y que sería "sobre-interpretar" las declaraciones de Bush llegar a la conclusión de que el presidente cree que el DI y la teoría de la evolución deben tener igualdad de trato en los cursos de ciencias de las escuelas públicas.

Cuando un reportero de la revista Time preguntó mi opinión sobre si uno puede creer en Dios y en la teoría de la evolución, le contesté que, empíricamente hablando, sí se puede, la prueba de ello es que el 40 por ciento de los científicos estadounidenses profesan la fe en Dios y aceptan la teoría de la evolución, por no mencionar el hecho de que más de mil millones de católicos del mundo creen en Dios y aceptan la teoría de la evolución. Pero entonces este periodista quiso saber si es lógicamente consistente creer en Dios y en la teoría de la evolución. Es decir, ¿la teoría de la evolución - si se lleva a cabo hasta su conclusión lógica - se opone a la fe en Dios? Esta es una pregunta diferente. Mi respuesta apareció de forma limitada en un editorial que salió en el diario Los Angeles Times el domingo 7 de agosto, bajo el título "Por qué Dios está en una categoría por sí mismo." Esta fue la elección del título de los editores, y es muy interesante teniendo en cuenta lo que tengo que decir sobre el tema. Aquí está mi respuesta ampliada.

Usted puede creer en Dios y en la evolución, siempre y cuando mantenga los dos en compartimientos estancos separados por la lógica. La creencia en Dios depende de la fe religiosa. La creencia en la evolución depende de la evidencia empírica. Esta es la diferencia fundamental entre la religión y la ciencia. Si intenta reconciliar la religión y de la ciencia en las cuestiones sobre la naturaleza y el universo, y si se le empuja a la ciencia a su conclusión lógica, el resultado final será naturalizar la deidad porque para cualquier pregunta acerca de la naturaleza - los orígenes del Universo, la vida, los seres humanos , lo que sea - si su respuesta es "Dios lo hizo", un científico le preguntará: "¿Cómo lo hizo Dios, ¿Qué fuerzas usó Dios? ¿Qué formas de materia y energia empleó en el proceso de creación? "Y así sucesivamente. El resultado final de esta investigación sólo puede tener explicaciones naturales para todos los fenómenos naturales. ¿Qué lugar, pues, le queda a Dios?

Se podría argumentar que Dios es la ley y las fuerzas de la naturaleza, lo cual es lógicamente aceptable, pero esto sería panteísmo y no el tipo de Dios personal al que la mayoría de las personas profesan creencias. También se podría argumentar que Dios creó el Universo y la vida con las leyes y fuerzas de la naturaleza como sus herramientas de creación, lo cual también podria ser lógicamente correcto, pero nos deja con preguntas científicas adicionales: ¿qué leyes y fuerzas fueron utilizadas para crear fenómenos naturales específicos , y en qué asuntos se usan? ¿Cómo creó Dios las leyes y fuerzas de la naturaleza? Un científico curioso querría saber la receta de Dios para, por ejemplo, la gravedad, o para un universo o una célula. Por lo demás, se trata de una cuestión científica legítima preguntarse: ¿qué hizo Dios, y cómo se creó a Dios? ¿Cómo se hace un ser omnisciente y omnipotente? Por último, se podría argumentar que Dios está fuera de la naturaleza - super naturaleza, o sobrenatural - y por lo tanto no necesita explicación. Esto también es lógicamente consistente, pero, por definición, significa que la cuestión de Dios está fuera de la ciencia, por lo que la religión y la ciencia son independientes e incompatibles.

Una analogía más puede ayudar a esclarecer este punto. En enero de 2002, en mi columna de Scientific American, titulada "La última ley de Shermer," modifiqué la famosa "Tercera Ley" de Arthur C. Clarke (Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia) de esta manera:

Cualquier inteligencia extraterrestre lo suficientemente avanzada es indistinguible de Dios. Dios generalmente se describe por las religiones occidentales como omnisciente y omnipotente. Como nos quedamos como especie muy lejos de la marca en estos rasgos, ¿cómo podríamos distinguir a un Dios que los tiene absolutamente, de una Inteligencia Extraterrestre que, con respecto a nosotros, los tiene en grandes cantidades? Por lo tanto, seríamos incapaces de distinguir entre la omnisciencia y la omnipotencia absoluta y relativa. Y si Dios es sólo relativamente más omnisciente y poderoso que nosotros, entonces, por definición, ¡Dios sería una Inteligencia Extraterrestre!

Por lo tanto, cuando los teóricos del Diseño Inteligente utilizan la ciencia para ir en busca de su Dios, lo que van a encontrar (si encuentran alguna cosa) es un alien que es capaz de hacer ingeniería con el ADN, las células, los organismos complejos, planetas, estrellas, galaxias e incluso universos. Si somos capaces de diseñar genes, mamíferos clonados, y manipular las células madre con la ciencia y las tecnologías desarrolladas en sólo medio siglo pasado, pensemos en lo que una Inteligencia Extraterrestre (IE) podría hacer con, digamos, 10.000 años de esa ciencia y tecnología. Para una IE un millón de años más avanzados que nosotros, la ingeniería de la creación de los planetas y las estrellas será factible. Y si  hay universos  que son creados a partir de colapsar los agujeros negros, cosa que algunos cosmólogos piensan que es muy probable, no es inconcebible que una IE suficientemente avanzada pudiera crear universos a voluntad.

Desde que los seguidores del DI dicen que no pretenden decir quién o qué es el Diseñador Inteligente, yo sostengo que si siguen tratando de conciliar su religión con la ciencia el resultado final sólo puede ser el descubrimiento de una inteligencia extraterrestre y la naturalización de su deidad.


ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: http://www.skeptic.com/eskeptic/05-08-16/