viernes, 30 de enero de 2015

LA VERDAD SOBRE EL PROGRESO MORAL

Un veterano en este blog por ser uno de nuestros favoritos, Michael Shermer, hace un fascinante artículo (titulado enteramente: "Bill Maher tiene razón sobre la religión: La ridiculez orwelliana de Jesús, y la verdad sobre el progreso moral"en la web www.salon.com (en la que escribe periódicamente) sobre la importancia de las religiones en la evolución de la moral humana. A pesar de que los conceptos "religión/moral" suelen ir ligados, Shermer hace una crítica a esa relación aportando una visión mucho más cercana a la realidad histórica, a nuestro entender, y enlazando el progreso moral a la Ilustración, la racionalidad y la ciencia. Un artículo excepcional que debe leerse y releerse para irse quitando absurdas creencias y falaces relaciones enquistadas desde hace ya demasiado tiempo en nuestra cultura.

La mayoría de la gente cree que el progreso moral se ha debido principalmente a la luz de guía de las enseñanzas religiosas, las actividades de los líderes espirituales, y el poder de las iniciativas basadas en la fe. En "The Moral Arc" sostengo que este no es el caso, y que el mayor progreso moral es el resultado de la ciencia, la razón y los valores seculares desarrollados durante la Ilustración. Una vez que el progreso moral en un área en particular estuvo en marcha, la mayoría de las religiones, finalmente, subieron a bordo, como con la abolición de la esclavitud en el siglo 19, los derechos de las mujeres en el siglo 20, y los derechos de los homosexuales en el siglo 21, pero esto sucede a menudo después de un vergonzoso y prolongado tiempo de retraso. ¿Por qué?

Las reglas que se soñaron y fueron consagradas por las diversas religiones durante milenios no tenían como objetivo la expansión de la esfera moral para incluir a otros seres sensibles. Moisés no bajó de la montaña con una lista detallada de las formas en que los israelitas pudieran mejorar la vida de los moabitas, los edomitas, los madianitas, o cualquier otra tribu de personas que no fueran ellos. Una justificación para este ámbito restringido se puede encontrar en el mandato del Antiguo Testamento con el "Ama a tu prójimo", que en ese momento se refería a los familiares inmediatos de uno y de la misma clase, lo cual ciertamente era una estratagema evolutiva apropiada para la época. Sería suicida amar a tu prójimo como a ti mismo cuando a tu vecino le encantaría exterminarte, como a menudo era el caso de los pueblos de la Edad del Bronce del Antiguo Testamento. ¿Cuán bueno hubiese sido para los israelitas amar, por ejemplo, a los medianitas como a ellos mismos? Los resultados habrían sido catastróficos dado que los madianitas se aliaron con los moabitas en su deseo de ver a los hijos de Israel borrados de la faz de la Tierra.

Hoy, por supuesto, la mayoría de los judíos, cristianos y musulmanes creen que los principios morales son universales y son aplicables a todos, pero esto es debido a que han inculcado en su pensamiento moral el objetivo de la Ilustración moderna de ampliar y redefinir los parámetros de consideración moral. Pero por su naturaleza, las religiones del mundo son tribales y xenófobas, sirviendo para regular las reglas morales de su comunidad pero no tratando de abrazar a la humanidad fuera de su círculo. La religión, por definición, constituye una identidad de aquellos que son “como nosotros”, en clara distinción de “los que no son como nosotros”, “los gentiles”, “los no creyentes”. La mayoría de las religiones fueron arrastradas hacia la Ilustración moderna con sus uñas clavadas en el pasado. El cambio en las creencias y las prácticas religiosas, cuando sucede, es lento y engorroso, y es casi siempre en respuesta a la iglesia o sus líderes enfrentándose a las fuerzas políticas o culturales de fuera.

La historia de mormonismo es un ejemplo de ello. En la década de 1830 el fundador de la iglesia, Joseph Smith, recibió una revelación de Dios para promulgar lo que eufemísticamente se llamó "matrimonio celestial", descrito con mayor precisión como "matrimonio plural" (el resto del mundo lo llama la poligamia) justo en el momento que encontró un nuevo amor mientras estaba casado con otra mujer. Una vez que Smith cogió la fiebre salomónica por tener múltiples esposas (el rey Salomón tuvo 700), no pudo parar ni a él ni a sus hermanos de difundir su semilla, junto con la práctica, con lo que en 1852 fue convertida en ley mormona a través de sus “Doctrinas y pactos sagrados". Así hasta el año 1890, es decir, cuando al pueblo de Utah -deseoso de que su territorio se convirtiese en un estado de la unión- el gobierno federal de los Estados Unidos les dijo que la poligamia no sería tolerada.

Bien, Dios emitió una nueva revelación a los líderes mormones, instruyéndoles que una pluralidad de esposas ya no era una bendición celestial, y que en su lugar la monogamia era ahora la única verdad. Además, la política mormona prohibió a los afroamericanos ser sacerdotes de la iglesia. La razón, según lo que Joseph Smith había decretado, es que no eran en realidad de África sino descendientes de los malvados lamanitas, que Dios maldijo al hacer su piel negra después de haber perdido la guerra contra los buenos nefitas, ambos clanes descendientes de dos de las tribus perdidas de Israel. Naturalmente, puesto que los malos lamanitas tenían prohibido tener relaciones sexuales con los buenos nefitas, el matrimonio interracial estaba también prohibido. Este sinsentido racista duró un siglo y medio, hasta que chocó con el movimiento por los derechos civiles de la década de 1960. Finalmente, en 1978, el jefe de la Iglesia Spencer W. Kimball anunció que había recibido una nueva revelación de Dios que le daba instrucciones para soltar las restricciones raciales y adoptar una actitud más inclusiva.

Hay tres razones para la naturaleza esclerótica de la religión: (1) La base de la creencia en una moralidad absoluta es la creencia en una religión absoluta basada en un único y verdadero Dios. Esto conduce inexorablemente a la conclusión de que toda persona que se haya  apartado de esta verdad no está protegida por nuestras obligaciones morales. (2) A diferencia de la ciencia, la religión no tiene un proceso sistemático y ningún método empírico a emplear para determinar la verosimilitud de sus afirmaciones y creencias, y mucho menos lo que está bien y lo que está mal. (3) La moralidad de los libros sagrados - sobre todo la Biblia – no es la moral que cualquiera de nosotros desearía vivir, por lo que no es posible que las doctrinas religiosas derivadas de los libros sagrados sean el catalizador de la evolución moral.

Muchos judíos y cristianos dicen que obtienen su moralidad de la Biblia, pero esto no puede ser verdad, porque los libros sagrados como la Biblia son, posiblemente, la guía más inútil que se ha escrito para determinar el bien del mal. Está repleta de historias extrañas sobre familias disfuncionales, consejos sobre cómo vencer a tus esclavos, cómo matar a tus hijos testarudos, cómo vender tus hijas vírgenes y otras prácticas claramente obsoletas que la mayoría de las culturas dieron por vencidas hace siglos.

Con el fin de hacer que la Biblia sea adecuada, los creyentes deben escoger y elegir los pasajes bíblicos que se adapten a sus necesidades; por lo tanto el juego del “cherry picking” de la Biblia en general, funciona en beneficio de los recolectores. En el Antiguo Testamento, el creyente puede encontrar orientación en Deuteronomio 05:17, que dice explícitamente: 

"No matarás".

O en Éxodo 22:21, un verso que ofrece una sencilla e indiscutible prohibición: 

"Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto."

Estos versos parecen configurar una barra alta moral, pero el puñado de comandos morales positivos en el Antiguo Testamento son inconexos y están dispersos entre un mar de historias violentas de asesinato, violación, tortura, esclavitud, y todo tipo de violencia, incluida la pena de muerte para una variedad de actos:

• Blasfemias o maldiciones al Señor: "Y el que blasfeme el nombre de Jehová ha de ser muerto; toda la congregación lo apedreará; tanto el extranjero como el natural, si blasfema el Nombre, que muera" (Levítico 24: 13-16).

• El adorar a otro Dios: "El que ofrezca sacrificio a otro dios, que no sea el SEÑOR, será destruido por completo." (Éxodo 22:20)

• Magia y Hechicería: "No dejarás con vida a la hechicera" (Éxodo 22:18)

• Mujer que pierde su virginidad antes del matrimonio: "Si un hombre toma a una mujer y no ... fuese hallada virgen…,  entonces llevarán a la joven a la puerta de la casa de su padre, y los hombres de su ciudad la apedrearán hasta que muera"(Deuteronomio 22: 13-21).

• La homosexualidad: "Si alguno se acuesta con varón como los que se acuestan con mujer, los dos han cometido abominación; ciertamente han de morir. Su culpa de sangre sea sobre ellos"(Levítico 20:13)

• Trabajar en sábado: "Seis días se trabajará, pero el séptimo día tendréis un día santo, día de completo reposo para el SEÑOR; cualquiera que haga trabajo alguno en él, morirá." (Éxodo 35 : 2)

La mayoría de los cristianos modernos, sin embargo, responden a argumentos como este diciendo que las leyes crueles y afortunadamente anticuadas del Antiguo Testamento no tienen nada que ver con la forma en que viven sus vidas o los preceptos morales que los guían en la actualidad. El enojado y vengativo Dios Yahvé del Antiguo Testamento, según ellos, fue desplazado por el amable y gentil Dios del Nuevo Testamento en la figura de Jesús, que hace dos milenios introdujo un nuevo y mejorado código moral. Poner la otra mejilla, amar a los enemigos, perdonar a los pecadores, y dar a los pobres es un gran salto hacia adelante respecto a las órdenes caprichosas y la pena capital abundantes que se encuentran en el Antiguo Testamento.

Puede ser, pero en ninguna parte del Nuevo Testamento Jesús revoca las condenas a muerte de Dios o las leyes absurdas. De hecho, todo lo contrario (Mateo 5: 17-30): 

" No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento." 

Él ni siquiera intenta editar los mandamientos o ablandarlos:       

"Todo el que infrinja uno solo de estos mandamientos, por pequeño que sea, y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos". 

De hecho, en todo caso, la moral de Jesús es aún más draconiana que la del antiguo Testamento: 

" Ustedes han oído que se dijo a sus antepasados: “No mates, y todo el que mate quedará sujeto al juicio del tribunal. Pero yo les digo que todo el que se enoje con su hermano quedará sujeto al juicio del tribunal".

En otras palabras, incluso pensar en matar a alguien es un delito capital. De hecho, Jesús elevó los crímenes de pensamiento a un nivel orwelliano (Mateo 5: 27-28): 

" Habéis oído que se dijo: ``No cometerás adulterio. Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón." 

Y si no crees poder aguantar tus impulsos sexuales Jesús tiene una solución práctica: 

Así que, si tu ojo derecho es para ti ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo lejos de ti. porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno."

En cuanto a los propios valores familiares de Jesús, él nunca se casó, nunca tuvo hijos, y rechazó a su madre una y otra vez. Por ejemplo, en una fiesta de bodas Jesús le dice a ella (Juan 2: 4): 

"Mujer, ¿qué tengo yo contigo?" 

Una anécdota bíblica relata el momento en que María esperó pacientemente a un lado para que Jesús terminase de hablar para poder tener un momento con él, pero Jesús dijo a sus discípulos: "Despáchala, vosotros sois mi familia ahora", agregando (Lucas 14:26): 

" Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo".

Incluso los sinceros cristianos no pueden ponerse de acuerdo sobre la moral de Jesús y los códigos morales en el Nuevo Testamento, sosteniendo legítimas diferencias de opinión sobre una serie de cuestiones morales que permanecen sin resolver en base a las escrituras bíblicas por sí solas. Estas incluyen restricciones en la dieta y el uso de alcohol, tabaco y cafeína; masturbación, relaciones sexuales prematrimoniales, la anticoncepción y el aborto; el matrimonio, el divorcio y la sexualidad; el papel de la mujer; la pena de muerte y la eutanasia voluntaria; los juegos de azar y otros vicios; guerras internacionales y civiles; y muchos otros asuntos de discusión que no estaban a la vista cuando se escribió la Biblia, como la investigación con células madre, el matrimonio gay y similares. Realmente, el hecho de que los cristianos, como comunidad, sigan discutiendo sobre su propia pregunta contemporánea "QHJ" (¿Qué haría Jesús?) es evidencia de que el Nuevo Testamento no dice nada sobre la respuesta.

Si Dios realmente cree en la igualdad de derechos para todos los de su pueblo, uno pensaría que habría dicho algo al respecto en su libro sagrado. Pero esos sentimientos no están por ningún lado en la Biblia. Lo más parecido a un valor moral moderno está en Gálatas 3:28, cuando el apóstol Pablo dice: 

" No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús." 

Esto suena ecuménico, pero los versos que lo rodean demuestran claramente lo que Pablo se propone: (Gálatas 3: 1)

“Oh Gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó, para no obedecer a la verdad, ante cuyos ojos Jesucristo fue ya descrito como crucificado entre vosotros?" 

¿Y cuál es esa verdad, de acuerdo con Pablo? La verdad es que el Judío (él) para convertirse en cristiano no necesitaba convertirse en un griego, ni el griego un Judío. El esclavo podía seguir sirviendo a su amo, y lo "masculino" y lo "femenino" continuaban retenidos cada uno en su función en la corriente continua de la vida.

En otras palabras, Pablo está diciendo que puedes continuar siendo quien eres. Si eres griego, no hay necesidad de ser un Judío -una dispensa significativa, dado que un hombre que hiciera la conversión al judaísmo a menudo tenía que someterse a la circuncisión de adulto, y esto es justo el tipo de cosa que aleja a alguien de tener la idea. Pablo no era un revolucionario abogando por la violencia, y con toda seguridad no estaba escribiendo como negro la Constitución de Estados Unidos. Él estaba diciendo que si eres un esclavo, debes seguir siendo un esclavo; si eres una mujer, debes seguir siendo considerada como propiedad; no importa quién eres, todavía  puedes adorar a Jesucristo y ser abusado por tu cultura de la manera que sea habitual para alguien de tu clase y condición. Y en cualquier caso, los esclavos permanecieron esclavos durante dieciocho siglos más, y las mujeres permanecieron como poco más que una propiedad durante diecinueve siglos más en los países cristianos de todo el mundo. Es evidente que, incluso si el mensaje de Pablo se interpretara en el sentido de que todos somos iguales, nadie lo tomó en serio. Pero lo que el pasaje de Pablo quería decir realmente era que cualquiera puede ir al cielo al aceptar a Jesús como el Cristo (como se indica en Juan 03:16), y ese es el mensaje del universalismo: no tendrás el mismo tratamiento en este mundo, pero sí en el otro.

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: